Elige los tags que mejor te definan:

Actualidad

Nae es LGTB+

Por Nae — 25 de junio de 2021

La importancia de hablar de la diversidad sexual

Las personas que conformamos Nae somos diversas en muy variados aspectos: étnicos, religiosos, familiares, de origen social, geográfico o nacionalidad, fisonómicos, corporales, sexo, género, orientación sexual, identidad de género, formación, edad, capacidad, personalidad, estilo de trabajo, cultura, sistema de creencias, entre muchas otras características que constituyen al ser humano.

La diversidad se conforma a partir del conjunto de estos factores, visibles y no visibles, que forman parte de la identidad de las personas. La mirada desde la diversidad implica valorar las diferencias y las habilidades de cada individuo, por cuanto la singularidad de cada uno se refleja en la contribución que hace a la organización. En este sentido, la diversidad debe ser gestionada, lo que implica contemplar a todos y todas, ya que nadie está exento de ser parte de ella; pero gestionar la diversidad sin considerar la diversidad sexual conlleva dejar fuera del ámbito laboral una parte importante de la vida de las personas.

Hablar de diversidad sexual implica hablar de lo cotidiano, es decir, poder conversar sobre las actividades realizadas durante el fin de semana, hablar acerca de la persona por la cual uno siente atracción o con quien uno tiene compromiso, comentar con quién uno convive, poder expresar cómo uno se siente, vestirse acorde con lo que uno siente ser, nombrarse y ser nombrado de acuerdo con ello, ser acompañado por la pareja a una fiesta, elegir el baño al cual ingresar, solicitar el permiso correspondiente, entre otros temas usuales en cualquier espacio de trabajo.

Todo esto se ve reflejado desde y en la diversidad sexual, es por eso por lo que no hablar de ella implica invisibilizar las identidades de las personas. La orientación sexual, la identidad de género y su expresión hacen, en su conjunto, a la identidad sexual, una parte importante de la identidad global de un individuo. En ella, la persona se reconoce en una imagen corporal, se autopercibe en un determinado género, y lo expresa a lo largo de la construcción de su identidad; del mismo modo que expresa hacia quién o quiénes siente atracción erótica y/o amorosa, o conforma su realidad familiar de una determinada manera. Tradicionalmente se entendía por diversidad sexual a las personas consideradas dentro del colectivo LGBT+, es decir, a todas aquellas personas que no tenía que ver con la heterosexualidad. Una de las visiones actuales, y a la cual esta guía se adhiere, entiende la diversidad sexual contemplando todas las identidades sexuales, incluyendo la heterosexual. Esto implica que todas las personas son consideradas dentro del mismo concepto, que es el de la diversidad sexual.

La importancia de la diversidad sexual en Nae

En Nae somos una compañía guiada por nuestro propósito: provocar el cambio. Y nuestra visión es llegar a ser la consultora que eligen las organizaciones y las personas auténticas que buscan transformación, desarrollo y resultados, orientados a crear un impacto positivo y sostenible en la sociedad.

Bajo este marco se desarrolla esta política de diversidad LGBT+, con la que nos comprometemos apoyados fundamentalmente en tres de los seis principios que conforman nuestra cultura:

  • Somos como somos, sabemos que cada persona es única y nos encanta ser diferentes

  • Apostamos por la libertad, confiamos en que una decisión libre es siempre la mejor decisión que se puede tomar

  • Elegimos amar, de forma clara y transparente, sin tapujos, sin miedos. Amamos lo que hacemos, cómo lo hacemos y con quién lo hacemos realidad.

En Nae entendemos que la diversidad, en toda su amplitud, y en concreto la diversidad sexual, nos acerca a nuestra visión y nos permite crear un entorno de desarrollo y crecimiento que impacta positivamente en todos nuestros stakeholders: personas, clientes, inversores, partners y sociedad.

Cómo lograr una cultura organizacional abierta a la diversidad sexual

El respeto por la diversidad es un valor organizacional y, por lo tanto, uno de los pilares de nuestra cultura de empresa. Para lograr que nuestra organización sea abierta a la diversidad sexual, trabajamos en el respeto y reconocimiento de este tema mediante un cambio cultural, que se ancla en políticas para su institucionalización.

Crear un ambiente diverso e inclusivo se consigue gracias a un ambiente de confianza. Y la confianza se puede entender como la disposición a manifestarse vulnerable ante otro, compartiendo información sensible. Respecto a la decisión sobre comunicar la propia orientación sexual o identidad de género de la persona, tiene que estar segura de que esa exposición no va a perjudicarle ni profesional ni personalmente.

Hoja de ruta para crear un ecosistema de confianza

Principios de conducta a favor de la inclusión de las personas LGBT+

La Oficina de las Naciones Unidas de Derechos Humanos en colaboración con la entidad Institute for Human Rights and Business han elaborado los Principios de conducta contra la discriminación laboral de las personas LGTB+.

En Nae, que estamos adscritos al Pacto de las Naciones Unidas, apoyamos los principios de conducta contra la discriminación laborar de las personas LGBT+.

Estos principios, están elaborados por la oficina de las Naciones Unidas de Derechos Humanos, en colaboración con la entidad Institute for Human Rights and Business, y toman como pilares el derecho internacional de los derechos humanos, y los principios rectores sobre las empresas y los derechos humanos.

Estos principios de conducta toman como pilares el derecho internacional de los derechos humanos y los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos.

En concreto, los principios alientan a las empresas a examinar sus políticas y prácticas y establecer otras nuevas dirigidas a respetar y promover los derechos humanos de las personas LGBT+ a través de cinco normas divididas en cuatro contextos:

  1. En todo momento: en este contexto se enmarca la primera norma que llama a “respetar los derechos humanos” incluidos los derechos de las personas LGBT+, en sus operaciones y relaciones comerciales. Para ayudar a las empresas en la implementación de la misma, la norma contempla la formulación de políticas y el establecimiento de la debida diligencia, así como mecanismos de vigilancia y corrección para asegurar que no se ponen en riesgo dichos derechos.

  2. En el lugar de trabajo: este contexto abarca la segunda y tercera norma sobre eliminar la discriminación y prestar apoyo, respectivamente. En ellas se requiere tanto que las empresas otorguen a toda la plantilla una igualdad de prestaciones y oportunidades como que adopten medidas para garantizar la inclusión, lo que supone atender las necesidades específicas de las personas LGBT+ en el lugar de trabajo.

  3. En el mercado: en este punto se considera toda la cadena de valor, a la que hace referencia la cuarta norma sobre “prevenir otras violaciones de los derechos humanos” respecto a sus proveedores, distribuidores y clientes. Esta norma implica no solo ya evitar la discriminación, sino hacer frente a problemas de violencia, acoso, intimidación, malos tratos, incitación a la violencia y otros abusos contra las personas LGBT+ en que las empresas puedan estar implicadas por medio de sus productos, servicios o relaciones comerciales.

  4. En la comunidad: la quinta norma ubicada en este contexto da un paso más, refiriéndose a “actuar en la esfera pública”. En ella se invita a las empresas a utilizar su posición para expandir y visibilizar la importancia del respeto a los derechos LGBT+ y contribuir a poner fin a los abusos contra los DD.HH. en los países en que realizan sus actividades. Para ello, las empresas deberán colaborar estrechamente con las comunidades y las organizaciones locales para definir qué enfoques constructivos pueden adoptar las empresas en contextos en los que los marcos jurídicos y las prácticas vigentes, violen los derechos de las personas LGBT+.

Manifiesto LGBT+ de Nae

  1. Todos los colaboradores, clientes, proveedores y personas que conviven con Nae son tratados con igualdad y respeto, partiendo de una premisa de no discriminación y de dos de nuestros principios: elegimos amar y somos como somos.

  2. Todos los procesos de Nae garantizan la no discriminación y el respeto a los derechos humanos.

  3. Nae es una empresa formada por personas, por lo que siempre buscamos darle voz a nuestro equipo, sin importar a que colectivo pertenezca, por ello fomentamos un ambiente de comunicación abierta y cocreación.

  4. Garantizamos no poner en riesgos por ninguna razón los derechos de nuestros colaboradores, clientes y proveedores LGBT+, por ello consideramos sus necesidades en nuestras políticas de talento, desarrollo, prestaciones, oportunidades, negocio, etc.

  5. En Nae buscamos visibilizar el respeto a los derechos LGBT+ por lo cual se muestra mediante sus canales de comunicación externa e interna como una empresa a favor de la igualdad.

  6. En Nae queremos que seas tú, por ello nos dirigimos a las personas con las credenciales y pronombres con los que se sientan identificados, sin cuestionar ni discriminar.

  7. En Nae buscamos prevenir y sancionar actos de discriminación como violencia, acoso, intimidación, malos tratos, incitación a la violencia y otros abusos contra las personas LGBT+ por lo cual creamos esta política y ponemos a su disposición canales de denuncia.

  8. En Nae garantizamos la confidencialidad de la identidad sexual de las personas, a menos que estas manifiesten lo contrario.

Glosario LGBT+

Sobre la diversidad sexual

A continuación, se presenta un glosario que permitirá informarte y familiarizarte con las expresiones y palabras más utilizadas al referirse a la diversidad sexual. Se considera de suma importancia conocer el vocabulario para usarlo correctamente, ya que su uso incorrecto contribuye a la reproducción de prejuicios y términos discriminatorios. Asimismo, se considera importante tener conocimiento de él no para etiquetar a las personas, sino para visibilizar a los distintos colectivos, y para comprender la identidad sexual de una persona cuando se autodefine . Los siguientes conceptos se encuentran ordenados siguiendo una línea que va desde lo biológico hacia lo cultural.

Glosario LGTB++

Sexo: Categoría binaria (mujer/femenino o varón/masculino) que surge de la interpretación que histórica y culturalmente se ha hecho de ciertas variaciones anatómicas, biológicas, genéticas y fisiológicas entre las personas, especialmente en relación a su genitalidad.

Intersexuales: Personas cuyos cuerpos varían de manera congénita respecto del modelo corporal hegemónico y dicotómico, y, por lo tanto, no pueden ser encasilladas como varón o mujer. La persona intersexual puede autopercibirse como varón, mujer o ninguna de esas dos identidades. La intersexualidad no es una patología y tampoco implica una orientación sexual determinada. Algunas organizaciones de personas intersexuales prefieren hablar de “diversidad corporal”. Tradicionalmente la medicina intentó asignar a las personas intersexuales compulsivamente la categoría de varón o de mujer, lo cual implicaba en muchos casos intervenciones a temprana edad, incluyendo cirugías genitales. Lentamente dicho paradigma fue cambiando por otro tendiente al reconocimiento de los derechos a la integridad y la autodeterminación del propio cuerpo.

Género: Conjunto de expectativas, oportunidades y atribuciones que se construyen socialmente tomando la diferencia sexual como base. Esta construcción cultural está situada, es histórica y temporal, lo que significa que varía según el lugar y la época, y se reproduce a través de la transmisión de costumbres y valores culturales. Dicho de otro modo, el género es lo que la sociedad considera lo “propio” de los varones y lo “propio” de las mujeres. El modelo social y cultural dominante habla de género como un sistema de poder dicotómico en donde las diferencias (de género) se enlazan al sexo biológico de la persona. Dicho modelo da lugar a dos categorías rígidas donde lo masculino/ varón prima sobre lo femenino/mujer. Sobre esta base binaria de sexo y género se ha construido el paradigma heteronormativo, que se encuentra en proceso de transformación. Desde una perspectiva histórica, cultural y social, los roles de género varían según la época y el lugar, y reflejan y reproducen las relaciones de poder entre lo masculino y lo femenino. Heteronormatividad: Construcción cultural que ubica a la heterosexualidad como norma y única posibilidad de valor en la organización de la vida social humana. Se compone de un conjunto de reglas que llevan a las personas a actuar conforme a patrones heterosexuales dominantes e imperantes. Propone una visión homogeneizante de las personas, establece un orden de jerarquías para la diversidad sexual, y excluye e invisibiliza a las personas LGBT+. Esta concepción ideológica y cultural conlleva la creencia de que todo lo que no es heterosexual es “anormal” o “antinatural”, lo que da lugar a situaciones de rechazo, discriminación y violencia.

Orientación sexual: Atracción afectiva y/o sexual hacia otras personas. Esta atracción puede ser por personas de un sexo y/o género diferente al suyo, del mismo sexo y/o género, de varios sexos y/o géneros, o no sentir atracción por ningún tipo de personas. En términos generales, cuando se habla de orientación heterosexual, se hace referencia a la atracción entre personas del sexo y/o género opuesto: las mujeres se sienten sexual y/o afectivamente atraídas hacia varones; y los varones se sienten sexual y/o afectivamente atraídos hacia mujeres. La orientación homosexual se refiere a la atracción entre personas del mismo sexo y/o género. Las mujeres lesbianas se sienten sexual y/o afectivamente atraídas hacia otras mujeres. Los varones gays se sienten sexual y/o afectivamente atraídos hacia otros varones. La bisexualidad refiere a aquellas personas que se sienten sexual y/o afectivamente atraídas por personas del mismo sexo y/o género y del sexo y/o género opuesto, es decir, hacia varones y mujeres. Por último, las personas asexuales son aquellas que no se sienten atraídas hacia otras personas, o que solo se sienten atraídas afectivamente pero no físicamente. Todas las personas tienen una orientación sexual, por lo que se puede decir que existen infinitas posibilidades de orientaciones sexuales, tantas como configuraciones posibles del deseo de los individuos. La orientación sexual no es una elección. Lo que sí se elige es el hecho de aceptarse y vivir en consonancia con lo que se siente

Identidad de género: Es “la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo. Toda persona tiene una orientación sexual y una identidad de género, pero una no depende de la otra. Por ejemplo, puede que una persona trans sea heterosexual, bisexual, lesbiana, gay o asexual.

Expresión de género: Modo en que las personas manifiestan su construcción de género, que se refleja en la manera en que se presentan ante las demás personas. La expresión de género se refleja en la apariencia; el modo de vestir; las formas de hablar y moverse; el lenguaje; las expresiones verbales y la interacción social; la elección del nombre, entre otras características personales. Todas las personas tienen una expresión de género y esta puede ser concordante o discordante respecto de las pautas culturales establecidas. Por ejemplo, cualquier persona puede tener una expresión de género más o menos masculina, femenina o andrógina.

Identidad sexual: Combinación conformada por las características biológicas, la orientación sexual, la identidad de género, y sus expresiones, que hace que una persona sea quien es y no otra. Es una construcción única de cada ser humano, y todos tienen una identidad sexual.

Diversidad sexual: Conjunto amplio de todas las manifestaciones de la sexualidad3 , sobre la base de las características biológicas, las orientaciones sexuales, las identidades de género, y sus expresiones, incluyendo, en el conjunto, la heterosexualidad.

LGBT+: Sigla que constituye el modo de nombrar a las identidades sexuales no heteronormativas más visibilizadas: L: Lesbianas; G: Gays; B: Bisexuales; T: Trans (transgénero, transexuales y travestis) I: Intersexuales.

Eventualmente, y dependiendo de los contextos sociales, geográficos y de las necesidades de reivindicación de la propia comunidad LGBT+, se pueden agregar letras tales como la “Q” (Queer) o varias “T” que permiten visibilizar, en este último caso, las principales identidades Trans (transgénero, transexuales, travestis). Es este sentido, dicha sigla suele ir modificándose a medida que diferentes grupos de la diversidad sexual legitiman su visibilidad.

Personas trans: Personas cuya identidad de género autopercibida no se corresponde con el género o sexo que les fue asignado al nacer. La expresión “personas trans” es el término global que abarca a varones y mujeres transgénero, transexuales y travestis. Aunque las siguientes definiciones establecen diferencias, son las propias personas las que se autodefinen como pertenecientes a una determinada identidad. Por transgénero se hace referencia a las personas trans cuya identidad de género autopercibida se manifiesta a través de alguna de las formas de expresión de género sin que esto implique intervenciones o modificaciones corporales. Por transexuales se hace referencia a las personas trans que se someten a tratamientos hormonales o intervenciones quirúrgicas, que pueden llegar hasta la reasignación genital, para modificar su cuerpo en función de la expresión de género deseada y el género autopercibido.

Salir del armario: Proceso por el cual una persona da a conocer su orientación sexual y/o identidad de género. Como salir del armario no es un proceso lineal, no se hace una sola vez ni en todos los ámbitos simultáneamente. Por ejemplo, una persona puede salir del armario frente a sus amigos y familia, pero no en el trabajo. Este proceso marca una experiencia vital y exclusiva para las personas LGBT+. Las personas heterosexuales no salen del armario dado que su identidad sexual se encuadra dentro de la “norma”.

Outing: Todas aquellas acciones o conductas por medio de las cuales se da a conocer abiertamente la identidad sexual de una persona sin su consentimiento. Es una forma de discriminación ejercida contra las personas LGBT+.

Visibilización: En el plano individual, medida en que cada persona revela voluntariamente su identidad sexual. Desde el punto de vista social, modo en que un ambiente determinado permite o facilita la manifestación de las identidades sexuales de las personas que lo integran.

Invisibilización: Conjunto de actitudes, acciones y conductas por parte de una persona o grupo que, por acción u omisión, deliberadamente o no, obstaculizan o no permiten la manifestación de las identidades sexuales de las personas LGBT+. De este modo, se impide el ejercicio de los derechos de estas personas en condiciones de igualdad y se ejerce discriminación. Un ejemplo de invisibilización es toda acción ejercida contra las personas LGBT+ para que solo den a conocer su identidad sexual en el ámbito privado y adopten una apariencia compatible con la visión binaria y heteronormativa tradicional en el ámbito público.

Suscríbete a "Atrévete"

La newsletter mensual para los que buscan provocar el cambio en sus organizaciones.