Elige los tags que mejor te definan:

Artículo

Siete fases para una estrategia de adopción del 5G

Por Carlo Calderón — 11 de mayo de 2021

Un enfoque de extremo a extremo para proyectos de redes de quinta generación  

El 5G va a conectar tecnología y negocio, facilitando la definición de nuevos productos y servicios, la reducción de costes y la mejora de la experiencia de cliente.

¿Pero cuál ha de ser la aproximación estratégica para aprovechar la propuesta de valor de esta tecnología? Estas son las siete fases que proponemos:

Definición e implantación de casos de uso

Para esta primera fase es fundamental tener un profundo conocimiento de la tecnología 5G y los entornos de aplicación. Esto implica conocer todo el ecosistema: operadores, fabricantes y partners; y hacerlo de extremo a extremo, es decir, abarcando tecnología, operaciones y negocio.

La experiencia en la definición de casos de uso tecnológicos, así como el uso de metodologías de innovación, facilitarán la puesta en marcha de los pilotos para obtener la máxima aportación de valor desde el principio.

Espectro y regulación

En este apartado es importante contar con experiencia en los aspectos clave que han de ser considerados en un proceso de subasta de espectro. Esto ayudará en la toma de decisiones y para elaborar la mejor estrategia en el proceso.

En aspectos como los despliegues de nuevas antenas, proponemos realizar acciones de sensibilización y reeducación mediante la elaboración de un plan de comunicación adecuado y el aseguramiento del cumplimiento de la regulación.

Otro factor a considerar para los operadores es gestionar las mediciones de calidad de red necesarias para cumplir con la regulación en cada administración, seleccionando la solución técnica más adecuada en cada caso. 

Estrategia y evolución de la red

Para definir la estrategia de red es necesario contar con un análisis de la situación actual de la competencia a nivel nacional como internacional.

Recomendamos abordar todos los ámbitos que pueden componer la definición de la estrategia de red de un operador, desde las estrategias de compartición, incorporación de nuevas tecnologías y proveedores, hasta la definición de modelos de costes. El uso de herramientas punteras de smart capex ayudará a optimizar y priorizar las inversiones en nuevos despliegues.

Los operadores se encuentran en un momento clave frente a los múltiples retos del sector, y por ello es importante disponer de un marco de transformación que les permita virar hacia una infraestructura digital, con máximo foco en una simplificación de las operaciones de red.

Despliegue de red

Esta fase implica la gestión de proyectos complejos de despliegues de nuevas redes, desde el acceso radio (móvil) o última milla, hasta la transmisión, backhaul, backbone y core, incluyendo sistemas OSS y BSS. garantizando el aseguramiento de la calidad en todos los hitos del proyecto.

El mapa de procesos que sustenta el despliegue debe incluir los flujos de información, herramientas, responsabilidades y KPI, para garantizar la calidad y eficiencia y el consecuente ahorro en costes asociados.

El control del despliegue es clave, por lo que son necesarias herramientas de visualización, medición, gestión y reporting.

Modelo de explotación y servicio

La definición y creación de marcos operativos ha de adaptarse y alinearse con cada operador y su estrategia, alcanzando el nivel de red, IT y operación de cliente. En este momento también se desarrolla la gestión de procesos de compartición de redes y el aseguramiento de la calidad del servicio, definiendo el modelo de gobierno y KPI de seguimiento adecuados.

En el plano de la operación se definen los procesos en un marco agile para garantizar la entrega de resultados lo antes posible, con el objetivo de asegurar la eficiencia operativa y maximizar la satisfacción de cliente.

Definición de portfolio

La penúltima fase consiste en la definición de los productos y servicios más adecuados para cada uno de los targets de cliente. Posteriormente se plantea la estrategia de go to market, estableciendo los modelos de comercialización óptimos para cada canal y producto o servicio, en base al tipo de cliente, la competencia y el mercado: pricing, modelo de canal, comunicación, etc.

También proponemos estudiar la adopción de dispositivos que acompañan a la oferta establecida, de manera que permita una rápida comercialización de los productos definidos, así como una estrategia diferenciadora frente a la competencia.

Potenciar la cultura digital

Finalmente, desde Nae recomendamos facilitar la autonomía, la capacidad de liderazgo, el aprendizaje continuo y una fuerte orientación al cliente a los profesionales de la organización.  

Mediante un modelo organizativo líquido y ágil, es más fácil abordar nuevos modelos de negocios digitales y nuevas tecnologías, así como las cambiantes demandas del mercado.

Para abordar retos estratégicos y tecnológicos como el 5G, es necesaria una cultura corporativa alineada con la estrategia digital, que sitúa a la persona en el centro, impulsa la innovación y ayuda a navegar en momentos de disrupción constante.

Servicios relacionados
TechnologyNetworkBusiness
Elena Antona

Directora de la Unidad de Negocio de Business

Contactar
Carlo Calderón

Líder del servicio de Network

Contactar
Suscríbete a "Atrévete"

La newsletter mensual para los que buscan provocar el cambio en sus organizaciones.