Elige los tags que mejor te definan:

¿Pueden coexistir la inteligencia artificial y los seres humanos en el entorno laboral?

Por Nae — 20 de marzo de 2019

Las empresas tendrán que reestructurarse para seguir siendo competitivas, utilizando la IA y el aprendizaje automático para potenciar su personal humano, no para reemplazarlo

A finales del año pasado, el Foro Económico Mundial publicó el Informe sobre el futuro del empleo en 2018. El documento se centra especialmente en el potencial de la automatización y los algoritmos para aumentar los puestos de trabajo existentes, y en la importancia de la inversión en capital humano para maximizar los beneficios de esta transición. Tras leer el informe, hemos descubierto cuatro puntos clave que vale la pena compartir.

La IA, una práctica estándar para tareas repetitivas basadas en datos

Las empresas están aprovechando tecnologías emergentes, incluyendo el aprendizaje automático y la inteligencia artificial, para mejorar la eficiencia, expandirse a nuevos mercados y competir por una base de consumidores compuesta por nativos digitales.

Se estima que para el año 2022, el 73% de las empresas utilizarán aprendizaje automático en sus procesos. Esto implica que muchos puestos de trabajo se reducirán en los próximos años, entre los que se incluyen analistas, gerentes de administración y servicios empresariales, contables, auditores, vendedores telefónicos o cajeros. Es decir, roles con tareas repetitivas, procedimentales, basadas en datos y a gran escala.

El informe describe la necesidad de aumentar el personal humano con tecnología, de manera que “se liberen de la necesidad de realizar tareas rutinarias y repetitivas para potenciar su talento humano”.

Los roles cambiarán para enfocarse en las fortalezas humanas

Durante los períodos de este tipo de cambio tecnológico, existe una gran demanda de personal con conocimientos sobre nuevas tecnologías, incluidos el pensamiento analítico, el diseño de tecnologías, la programación, el razonamiento, la resolución de problemas y el análisis de sistemas. Los roles técnicos clave incluyen: analistas de datos, científicos de datos, desarrolladores de software y aplicaciones, y especialistas en comercio electrónico y medios sociales.

Pero las funciones técnicas son solo parte del aumento de la demanda, ya que las habilidades humanas como la creatividad, la originalidad, la iniciativa, el pensamiento crítico, la persuasión y la negociación, aumentarán su valor. La inteligencia emocional, el liderazgo y la influencia social, así como la orientación a servicios, también serán más demandadas.

Los resultados del informe sugieren la necesidad de una “estrategia de aumento” integral, en la que las empresas recurran a la tecnología para mejorar las fortalezas humanas y empoderar al personal para que desarrolle todo su potencial. Las respuestas de los trabajadores encuestados en el informe respaldan la eficacia de dicha estrategia.

Invertir en cambios estructurales para mantener la competitividad

Para evitar un escenario en el que se pierdan oportunidades -un cambio tecnológico acompañado de escasez de talento, desempleo masivo y estancamiento económico- es fundamental que las empresas asuman un papel activo e inviertan en cambios estructurales.

Se espera que, en 2022, el 59% de los trabajadores encuestados hayan modificado significativamente la forma en que producen y distribuyen sus productos, fruto de haber rediseñado su cadena de valor. En lugar de centrarse exclusivamente en el ahorro de costes de mano de obra basado en la automatización, dicha estrategia debería tener en cuenta el horizonte más amplio de las actividades que añaden valor y que pueden ser realizadas por los trabajadores humanos, a menudo como complemento de la tecnología.

Además, para el año 2022, el 38% de las empresas encuestadas esperan ampliar su plantilla a nuevas funciones de mejora de la productividad; y más de una cuarta parte espera que la automatización conduzca a la creación de nuevas funciones en su empresa. El informe predice que se crearán 133 millones de nuevos puestos de trabajo, lo que se traducirá en un aumento del empleo.

La importancia de desarrollar las capacidades humanas

Los empleados que buscan prosperar en la nueva economía necesitan tomar medidas para volver a capacitarse y alcanzar las habilidades requeridas para los 133 millones de puestos de trabajo de nueva creación. En 2022, el 54% de todos los empleados necesitarán mejorar sus cualificaciones, y no siempre podrán contar con la ayuda de los gobiernos o de las empresas para llevar a cabo dicha transición.

Cuando los bancos pasaron de utilizar empleados a cajeros automáticos y servicios online, los niveles de satisfacción de los clientes se vieron comprometidos, ya que las investigaciones demuestran que los clientes quieren tratar con el personal humano.

Aprendizaje activo, creatividad, originalidad, iniciativa, pensamiento crítico, liderazgo, influencia social e inteligencia emocional son algunas de las habilidades, propiamente humanas, que facilitarán que los empleados estén más preparados para las oportunidades de trabajo. Las empresas tendrán que reestructurarse para seguir siendo competitivas, utilizando la IA y el aprendizaje automático para potenciar su personal humano, no para reemplazarlo.

 

Artículo editado y publicado originalmente en DataRobot

Nae es partner certificado de DataRobot para soluciones de machine learning automatizado e inteligencia artificial orientadas a la empresa, y especialista en automatizar el flujo de trabajo de la ciencia de datos, tanto para la recomendación de algoritmos como para la construcción de modelos predictivos.

Servicios relacionados
Datos
Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter mensual