Elige los tags que mejor te definan:

Artículo

Oportunidades de los fondos Next Generation EU

Por Alberto Murillo — 10 de marzo de 2021

Un enfoque práctico para financiar proyectos de tecnologías digitales

Next Generation EU, el mayor paquete de estímulo jamás financiado a través del presupuesto de la UE, representa una oportunidad histórica para el tejido empresarial y social de España. Pero al mismo tiempo plantea un gran reto a las empresas: definir, armar y proponer proyectos realmente transformadores; además las tecnologías digitales cobran un protagonismo particularmente relevante.

En este white paper, planteamos un esquema de trabajo práctico orientado a alinear las organizaciones, a facilitar y acelerar el lanzamiento de proyectos y a maximizar sus opciones de éxito en la consecución de los fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España.

¿Quieres descargar el informe en PDF? Haz click aquí.

Una oportunidad histórica

Next Generation EU, dotado con 750.000 millones de euros para el período 2021-2026, es el instrumento temporal de recuperación y política industrial activa que la Unión Europea ha lanzado para contribuir a la reparación de los daños económicos y sociales que la pandemia de la COVID-19 está causando.

El Next Generation EU se articula a través de diferentes mecanismos y programas, de los cuales el Mecanismo Europeo de Recuperación y Resiliencia es elemento central con 672.500 M€, y se complementa con las ayudas a la Recuperación para la Cohesión y los Territorios de Europa (REACT-UE), entre otros fondos y programas (Fondo de Transición Justa, Desarrollo Rural, InvestEU, Horizonte 2020 y RescEU).

Como miembro de la Unión Europea, España recibirá unos 140.000 M€ de la dotación total del Next Generation EU, unos 70.000 M€ a fondo perdido y el resto en forma de préstamos. El apoyo financiero proporcionado a nivel comunitario por el Next Generation EU permitirá a España movilizar grandes volúmenes de inversión, inicialmente con foco en el período 2021-2023, y que serán canalizados a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, o “España Puede”, para la modernización de la economía española, la recuperación del crecimiento económico y la creación de empleo, la reconstrucción económica sólida, inclusiva y resiliente tras la crisis de la COVID, y para responder a los retos de la próxima década.

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia se construye sobre la base de una serie de objetivos que se articulan a través de 4 ejes estratégicos transversales, 10 políticas palanca y 30 líneas de acción.

En este plan, las Tecnologías Digitales aparecen tanto como un elemento explícito en numerosas políticas y líneas de acción, como de manera implícita y transversal en el conjunto del plan. Son, por tanto, facilitadoras, vertebradoras y aceleradoras de cualquier ámbito de actividad económica y social.

El desarrollo e implantación de soluciones digitales cuenta dentro de “España Puede” con planes específicos que buscan acelerar la transformación tecnológica y digital, reforzando la productividad, las competencias y la conectividad de toda la población.

En el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia las Tecnologías Digitales aparecen tanto como un elemento explícito en numerosas políticas y líneas de acción, como de manera implícita y transversal en el conjunto del plan.

Las tecnologías digitales son un elemento transversal

La Digitalización es un elemento clave desde el momento en que uno de los 4 grandes ejes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) es precisamente “Una España Digital”.

Y en lo que respecta a las políticas palanca y las líneas de acción, la transversalidad de las tecnologías digitales es muy manifiesta y puede reconocerse de manera explícita en buena parte de las líneas de acción y de manera implícita en casi en todas ellas.

En palabras de la propia Nadia Calviño, Vicepresidenta tercera del Gobierno y Ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, “El PRTR prevé invertir en la digitalización del país un tercio de las transferencias previstas entre 2021 y 2023, unos 20.000 millones de euros, con el fin de movilizar hasta 50.000 millones de euros de inversiones privadas”.

Desde finales de 2020, peticiones de Manifestaciones de Interés (MDI) han sido lanzadas desde los organismos pertinentes (Ministerios, Secretarías Generales, Gobiernos Autonómicos…) para recoger información sobre eventuales proyectos tractores que el tejido empresarial del país quiera impulsar apoyándose en los fondos del Next Generation EU.

Estas MDI han tenido por objeto varias de las líneas de acción del PRTR. Entre otras, transición energética, energías renovables, transporte sostenible y digital, economía circular en el ámbito de la empresa, reto demográfico, o competitividad y sostenibilidad industrial.

“El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia prevé invertir en la digitalización del país un tercio de las transferencias previstas entre 2021 y 2023, unos 20.000 millones de euros, con el fin de movilizar hasta 50.000 millones de euros de inversiones privadas”, Nadia Calviño, vicepresidenta tercera del Gobierno de España y Ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital

De manera específica y por citar un ejemplo claro en el ámbito de las Tecnologías Digitales, la línea de acción de “Conectividad Digital, impulso de la ciberseguridad y despliegue 5G”, que se corresponde además con los dos primeros ejes de la estrategia “España Digital 2025” presentada en julio de 2020 por el Gobierno y que se enmarca en las iniciativas emblemáticas a desarrollar por los Estados miembros de la Unión Europea (“Estrategia Anual de Crecimiento Sostenible 2021”), ya está siendo desplegada.

El pasado 15 de febrero se cerró el plazo para la presentación de Manifestaciones de Interés (MDI) para esta línea de acción por parte de los agentes de la industria y la economía españolas. Hablamos de proyectos para extender la banda ancha de muy alta velocidad a todo el territorio y adelantar la cobertura de 5G, especialmente en las zonas geográficas donde exista fallo de mercado y la cohesión territorial y la transformación digital requieran de especial atención.

En lo que respecta al 5G, este nuevo impulso se suma al que ya desde hace tiempo se viene dando desde las Administraciones (Plan Nacional 5G 2018-2020 de la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital) y bajo cuyo paraguas se están materializando infinidad de pilotos y casos de uso de esta tecnología, así como modificaciones relevantes en el reparto del espectro radioeléctrico y el desarrollo de instrumentos legales, marco jurídico y seguridad jurídica que faciliten la implantación de 5G en España.

Todavía en el primer trimestre del año, existen incógnitas que despejar sobre los mecanismos de asignación de los fondos a los proyectos y sobre el calendario de los mismos. No obstante, el Gobierno de España tiene el compromiso de presentar formalmente el PRTR a la Comisión Europea antes final del mes de abril, una vez recogidas todas las Manifestaciones de Interés pertinentes y estructurados los proyectos de las 30 líneas de acción.

Una vez superado ese trámite con la Comisión, se empezarán a lanzar los procedimientos de concesión de los fondos europeos, donde la fórmula más novedosa es la conocida como PERTE (Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica).

Las empresas podrán acceder a la adjudicación de los PERTE previa inscripción en el Registro estatal que el Ministerio de Hacienda habilitará a tal efecto. Podrán existir, no obstante, otros mecanismos de gasto directo por parte de la Administración y también de adjudicación de proyectos a través de los canales habituales de la Administración del Estado, que administrará aproximadamente la mitad de los fondos, y de los Gobiernos Autonómicos y Locales, que administrarán el resto.

El espíritu de los Next Generation EU es agilizar el proceso de distribución de los fondos, fomentar la colaboración público-privada y asegurar que todos los proyectos se ejecutan de acuerdo con los objetivos europeos de recuperación y de aceleración de las economías de los Estados miembros de la Unión.

Ahora es cuando las empresas deben prepararse y armar los proyectos que eventualmente optarán a alguna de las líneas de financiación pública. Las compañías del sector Digital y aquellas que se soporten fuertemente en el uso de las tecnologías digitales tienen una oportunidad histórica para dar un impulso decisivo a sus estrategias de crecimiento y contribuir al mismo tiempo al bien común.

Otro ámbito muy relevante será el de la transformación Digital de Administraciones Públicas, que se verá impulsada adicionalmente a través del “Plan de Digitalización de las Administraciones Públicas 2021-2025” publicado a finales de enero de 2021 y para cuyo despliegue se prevé una financiación de 2.600 millones de euros en el periodo 2021-2023. Este plan se complementará con ayudas adicionales del “Plan Nacional de competencias Digitales”, que contará con una línea específica de formación en competencias digitales de las personas al servicio de las Administraciones Públicas.

El momento es ahora

Estamos en un momento clave que puede representar para España hasta 140.000 millones de euros para una transformación hacia una economía ‘verde y digital’. Esta es una oportunidad estratégica para muchas compañías, que podrán encontrar en los fondos europeos un camino para el crecimiento y la evolución de sus negocios.

Es el momento de comprometerse y de aprovechar la oportunidad que tenemos todos los agentes que formamos parte del tejido digital del país, junto con el resto de la sociedad —ciudadanos, empresas y administraciones—, para lograr una sociedad mejor, para caminar más rápidamente hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, aprovechando el enorme impulso de los Next Generation EU.

Las empresas del sector de las Tecnologías Digitales son en general afortunadas por formar parte de un sector que se ha visto reforzado por esta crisis, debemos por tanto actuar en consecuencia y devolver a la sociedad iniciativas y proyectos que permitan la transformación y el desarrollo de otros sectores que desgraciadamente se han visto más fuertemente impactados. El efecto transformador de los proyectos que la Administración espera recibir debe ir más allá de la reparación de los efectos de la crisis actual y generar círculos virtuosos que faciliten el crecimiento económico y social, la innovación y la sostenibilidad de los modelos de negocio.

En todo caso, afrontar el desafío y aprovechar esta oportunidad requiere anticipación y preparación. Movilizar a las organizaciones ante el reto de Next Generation EU para proponer y ejecutar proyectos ambiciosos no es tarea fácil. Pero ahora es el momento.

Prepararse adecuadamente maximizará las posibilidades de éxito en la consecución de los fondos europeos. Nos atrevemos a apuntar algunas claves:

Un marco de trabajo estructurado

En Nae proponemos un enfoque de trabajo práctico y eficaz que facilite la definición de proyectos en el ámbito de las Tecnologías Digitales por parte de cualquier organización.

Se trata de identificar las fortalezas propias y las que puedan sumarse mediante nuevos acuerdos de colaboración, hacer una lectura inteligente del contexto, asegurar la coherencia estratégica y aterrizar la definición de proyectos sólidos que puedan optar con alta probabilidad de éxito en alguna de las numerosas líneas de acción que tienen en la aplicación de la tecnología digital su principal hilo conductor.

Trabajar para identificar, definir y ejecutar proyectos en el marco de los Next Generation EU significa coordinar eficazmente los planos estratégico y operativo dentro de la compañía y movilizar a la organización en 3 frentes simultáneos y conectados entre sí:

  • Externo – Orientando la compañía para que las propuestas de proyecto encajen en el marco general de ayudas públicas que establece el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y analizar las oportunidades teniendo en cuenta los mecanismos concretos que se habiliten para el reparto de fondos y el entorno competitivo en el que nos moveremos.

  • Interno – Considerando el foco estratégico que plantea la Administración y los procedimientos que lo operativizarán, volveremos la vista a la organización para adaptar la estrategia, alinear a nuestros equipos y aunar sus capacidades.

  • Partners – Por último, los proyectos que Europa espera de las empresas son ambiciosos y de alto impacto. El camino no podremos recorrerlo solos y cabe esperar que necesitemos revisar y reestructurar nuestro ecosistema de partners.

Trabajar para identificar, definir y ejecutar proyectos en el marco de los Next Generation EU significa coordinar eficazmente los planos estratégico y operativo dentro de la compañía y movilizar a la organización 3 frentes simultáneos y conectados entre sí: Externo, Interno y Partners.

Los siguientes bloques desarrollan las líneas maestras de cada uno de los elementos que Nae considera clave en el marco de trabajo para impulsar eficazmente y de manera estructurada una estrategia de negocio que se apoye en las oportunidades que brinda Next Generation EU.

Marco global Next Generation EU

Para enfocar la estrategia, la pieza clave es el alineamiento con el marco global de Next Generation EU y, más específicamente, con el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España. Este es el faro que debe guiarnos desde el principio para revisar la estrategia y adaptarla al nuevo contexto.

Como agente económico y social, nuestra compañía deber generar el discurso necesario para, inicialmente, influir en la construcción que la Administración del Estado está realizando de los mecanismos que canalizarán los fondos del Next Generation EU.

Posteriormente, deberemos convencer de que nuestros proyectos generan un alto impacto sobre los indicadores que la Unión Europea busca mejorar. El contacto fluido con las Administraciones y con otros agentes relevantes del mercado será clave para conseguir estos objetivos. Un mapa detallado de los “yacimientos” de fondos (proyectos y programas) también ayudará a afinar el tiro.

Prioridades y foco estratégico

La fortaleza y solidez de un proyecto es tanto mayor cuanto más entroncado está con la estrategia y la visión de la compañía que lo impulsa. Por este motivo, es esencial utilizar el propio marco estratégico para identificar aquellas iniciativas que tenga más sentido canalizar a través del marco de financiación que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia pone a nuestro alcance.

Adicionalmente y considerando que los recursos son limitados, la organización necesitará un foco estratégico claro para concentrar esfuerzos y energía en unos proyectos y descartar otros. Este análisis es previo a la definición de los proyectos y también marcará durante todo el proceso cuáles son las prioridades y cuáles deben ser los criterios de selección y los umbrales que sobre esos criterios marcan la oportunidad y factibilidad de los proyectos.

Alineamiento del ecosistema actual de partners

El alineamiento estratégico trasciende a la propia organización para incluir a los partners sobre los que se soporta nuestro negocio y que han de acompañarnos en los nuevos proyectos que lancemos al calor de Next Generation EU. No debemos olvidar que la definición de proyectos ha de estar marcada por la ambición. Todo lo que no sea ambicioso cae automáticamente en el terreno del ‘business as usual’. Por este motivo, nuestros partners serán más que nunca compañeros de viaje, pieza clave para el éxito de los proyectos, compartirán el riesgo y multiplicarán nuestras capacidades y probabilidades de éxito en el camino de convencer al Estado y ser finalmente beneficiarios de las ayudas.

Cualificación de oportunidades

Una vez identificados los proyectos en los que nos sentimos más fuertes y los compañeros de viaje con los que hacerlos posible y multiplicar su valor, es importante que seamos capaces de concentrar el esfuerzo y la energía de nuestra organización en aquellos que puedan ser más diferenciales con respecto a los que nuestra competencia pueda proponer a la Administración.

Una posibilidad que hay que contemplar también es la de alianzas estratégicas dentro de un mismo sector para sumar capacidades durante la ejecución de unos proyectos que, no lo olvidemos, han de ser ambiciosos y realmente transformadores, “tractores”, en palabras de la propia Comisión Europea. En resumen: escojamos bien los proyectos en los que enfocarnos y busquemos aliados con los que desarrollarlos.

Fortalezas y capacidades

En el plano operativo, es necesario partir de un correcto análisis de nuestras capacidades y fortalezas e involucrar a toda la organización en la definición de unos proyectos que marcarán la agenda de los próximos años. Una buena práctica es realizar un esfuerzo de movilización interna, que será la clave tanto en fase de conceptualización como en la de ejecución. No se trata simplemente de aplicar una nueva escala a los proyectos habituales o de incorporar una financiación más barata en el plan de negocio para aquello que ya teníamos pensado hacer, sino de pensar un poco “fuera de la caja” y plantearnos retos más ambiciosos y, ¿por qué no?, una implicación más explícita y decidida en la economía nacional y en la sociedad.

Como apuntábamos más arriba, podemos hacer pasar las ideas de proyectos por un proceso de destilación que además aplique un filtro multiplicador de la ambición. El espíritu de Next Generation EU no es ofrecer financiación asequible a la actividad ordinaria de las empresas sino actuar como elemento transformador, acelerador y multiplicador en todos los ámbitos económicos y sociales para mitigar y revertir los efectos de la crisis sin precedentes que la pandemia está provocando.

Nuevas cadenas de valor innovadoras

Uno de los aspectos que la Comisión Europea destaca como esencial para la adjudicación de los fondos es precisamente la creación de cadenas de valor fuertes mediante consorcios y alianzas estratégicas que multipliquen el valor aportado por cada eslabón individual. Esto requiere la exploración de nuevas potenciales alianzas que refuercen el planteamiento de los proyectos y les proporcionen mayor alcance e impacto, construyendo nuevas cadenas de valor basadas en relaciones y estrategias convergentes y complementarias.

Esta exploración siempre será beneficiosa para nuestra compañía. En paralelo, y aprovechando las nuevas alianzas que identifiquemos, debemos utilizar los fondos europeos para desarrollar competencias y capacidades innovadoras que podamos aplicar no solo en España, sino que también podamos exportar a nivel internacional. Es un buen momento para ver dónde tiene sentido focalizar los esfuerzos y por tanto dotarlos de más recursos, pensando tanto en la recuperación a corto plazo, como también en el desarrollo de ámbitos de conocimiento y competencias específicos (centros de excelencia) que nos posicionen a nivel global y que por tanto nos den recorrido a más largo plazo. La oportunidad es única y clara.

Generación de proyectos Next Generation EU

Organización funcional

Para la definición y articulación de proyectos, podemos utilizar un enfoque de trabajo basado en el establecimiento de tres equipos especializados que trabajen de manera coordinada.

  • Equipo estratégico – Garantiza el alineamiento de la estrategia de la compañía y de su ecosistema de partners con las directrices de los programas del Next Generation EU. Moviliza a la organización para la construcción de los proyectos y ofrece el marco de priorización, decisión y validación de los mismos.

  • Equipo técnico – Coordina la definición de ideas y propuestas de proyecto con las diferentes áreas de conocimiento de la compañía y genera la documentación técnica y económica necesaria. Diseña y gestiona con los partners las cadenas de valor de los proyectos. Realiza los ajustes necesarios para optimizar el diseño de cara a su elegibilidad Next Generation EU.

  • Equipo legal – Identifica y planifica el uso de los mecanismos de financiación pública y ofrece el feedback necesario para el ajuste de los proyectos. Coordina la presentación y validación de proyectos con la Administración y asegura el cumplimiento de requisitos.

Políticas y líneas de acción del plan de recuperación, transformación y resiliencia del gobierno de España en las que se explicita la aplicación de las tecnologías digitales

¿Quieres descargar el informe en PDF? Haz click aquí.

Alberto Murillo
alberto.murillo@nae.global

Servicios relacionados
TechnologyNetworkBusiness
Elena Antona

Directora de la Unidad de Negocio de Business

Contactar
Carlo Calderón

Líder del servicio de Network

Contactar
Suscríbete a "Atrévete"

La newsletter mensual para los que buscan provocar el cambio en sus organizaciones.