Elige los tags que mejor te definan:

Artículo

Aprovechando​ los fondos​ Next Generation EU

Por Alberto Murillo — 18 de mayo de 2021

Una visión estratégica para proyectos de tecnologías digitales

Después de una primera publicación dedicada a los fondos europeos desde un enfoque pragmático, en esta segunda proponemos un enfoque estratégico que va más allá de las esperadas convocatorias de ayudas. Alinearse con los pilares y objetivos de los NextGenEU es una necesidad y una apuesta de futuro, independientemente de que nuestra empresa sea o no finalmente beneficiaria de ayudas o líneas de financiación concretas. Prepararnos para el futuro aprovechando los principios inspiradores de los NextGenEU es pensar en grande, es enfocarnos hacia lo que la sociedad europea necesita y espera de los agentes económicos y empresariales. Es, en definitiva, una oportunidad de transformación.​​

Además, en este documento profundizamos en un elemento clave: el equipo legal, para el que contamos con la visión y el conocimiento del Grupo Perspectise.​

Piensa en grande

El paquete NextGenEU es una oportunidad histórica para posicionar al tejido empresarial y social español como referente en los próximos años. Y puede ser también la oportunidad para que tu empresa se sitúe como una organización de éxito.​

En publicaciones anteriores, hemos explicado las principales características de este paquete de ayudas, y apuntado las claves para conseguir que el proyecto presentado por tu empresa tenga un índice de elegibilidad elevado una vez salgan las convocatorias.​

Ahora te queremos hacer ver que, más allá de situarnos en un grado elevado de elegibilidad respecto a las ayudas o líneas de financiación pública concretas, el alineamiento con los NextGenEU es una necesidad estratégica.​

Estamos convencidos de que los pilares y objetivos del plan europeo son los que, de manera general, todas las empresas e instituciones deberían aspirar si quieren ser empresas con futuro. ​

Apostar por ser una empresa competitiva, transformadora, tractora de cambio, resiliente, innovadora, global y sostenible no debe únicamente perseguir ser beneficiario de los NextGenEU sino que es un objetivo estratégico en sí mismo. Y el momento es ahora.​

El trabajo de preparación de proyectos para los fondos será necesario, en todo caso, para situar a las empresas en el desafiante mapa competitivo actual. Si finalmente nuestros proyectos no son elegidos como beneficiarios en ninguna convocatoria, habremos igualmente realizado un trabajo imprescindible para proyectarnos en el futuro. ​

Haber analizado los objetivos estratégicos, identificado cómo ser más competitivos, quiénes pueden ser nuevos partners, pensar en nuestros stakeholders de manera amplia, identificar mecanismos de escalabilidad, cómo diferenciarnos, cómo impactar en la sociedad, cómo conseguir ser tractores de cambio, cómo ser más resilientes, etc., son elementos que nos proporcionarán una mayor solidez para competir en un mercado europeo en recuperación, para conseguir financiación (de cualquier tipo) y para ser mejores partners de otros agentes empresariales. ​

Los NextGenEU son, por tanto, la excusa perfecta para una reflexión estratégica que nos cambiará y abrirá nuevas oportunidades.

Los principios inspiradores de los NextGenEU y del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España son la guía estratégica que puede proyectar nuestra empresa hacia el futuro al que toda Europa aspira.​

El marco estratégico de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas

El marco estratégico del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España

Estrategia y pragmatismo en la definición de proyectos para los Next Generation EU

Como punto de partida, se impone una reflexión que nos permita alinear nuestra estrategia con la de los NextGenEU para identificar cuáles son los proyectos más coherentes con la misma y que, al mismo tiempo, nos acerquen a nuestra visión como compañía. ​

Para ello, es importante recordar que el talento está en casa. Los grandes proyectos requieren la involucración de todo el talento de la compañía y el de nuestros partners. Generar ideas en equipo y validarlas contra la estrategia es esencial para definir proyectos ganadores y enfocarse rápidamente en las propuestas que tengan más opciones.​

Durante el proceso de conceptualización es importante mantener la vista en la ejecución. Muchos proyectos fracasan sin llegar a completar todo su alcance, ni aportar el valor e impacto esperados. Por eso, el diseño debe asegurar la factibilidad, la sostenibilidad y el retorno de la inversión. ​

Y también debemos recordar que los propios mecanismos de financiación pública plantean retos específicos, tanto en la forma como en el fondo. El proyecto debe contemplarlos como un elemento clave para el éxito de la solicitud.​

Además, la Administración espera que planteemos proyectos ambiciosos y transformadores, que trasciendan claramente el business as usual, y que, al mismo tiempo, nos sirvan para motivar a nuestra organización y ofrecer a las personas una misión poderosa que impulsar, un propósito con el que alinearse.​ Será difícil recorrer el camino solos. ​

Es el momento, por tanto, de explorar potenciales partners con los que asociarnos, nuevos compañeros de viaje que multipliquen el valor de nuestra propuesta y el de los impactos que la Administración espera. En este sentido, tan importante es un buen diseño técnico y un plan de negocio robusto como diseñar una cadena de valor sólida, diversa, sostenible y con un alcance lo más transversal e inclusivo posible. Es necesario, además, estar atento al marco de ayudas públicas y al entorno competitivo, y ser capaz de responder con agilidad para adaptar nuestra estrategia en un contexto de entorno cambiante.​

Estrategia consistente, viabilidad técnica y factibilidad legal y administrativa. Estos son los tres pilares sobre los que trabajar las oportunidades NextGenEU.

Cada cosa en su momento

La posibilidad de optar a las ayudas plantea un calendario que, de manera sencilla, puede dividirse en tres grandes etapas. Cada una plantea retos específicos y, también, la oportunidad de avanzar en la estrategia de nuestra compañía.​​

1. Preparación de los proyectos estratégicos​

Los fondos NextGenEU se adjudicarán, a través de los mecanismos oportunos, a partir del segundo semestre de 2021. Mientras el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España supera los trámites europeos y se habilitan dichos mecanismos, las empresas deben preparar su estrategia y evaluar las posibilidades de beneficiarse de las convocatorias de ayudas cuando estas se publiquen.​

Armar una sólida estrategia de transformación sobre proyectos bien estructurados y alineados con las directrices de los NextGenEU tendrá un retorno positivo, con independencia de que finalmente decidamos optar a las ayudas públicas o bien busquemos la financiación acudiendo a mecanismos privados. El ejercicio de preparación nos servirá para dar un impulso a nuestro negocio y reflexionar sobre los cambios que necesitamos acometer.​

2. Solicitud y consecución de ayudas​

Cuando los diferentes organismos de la Administración publiquen las convocatorias de ayudas en sus distintos formatos, será el momento en que podremos verificar la oportunidad real  y el grado de elegibilidad de los proyectos estratégicos que hayamos definido en la etapa de preparación, haciendo que los equipos técnico y legal realicen los ajustes oportunos para incrementar nuestras opciones.​

Cada convocatoria tendrá unos requisitos específicos que será necesario evaluar, tanto para la solicitud de la ayuda como para la ejecución. Será el momento, también, de afinar la estrategia de consecución de ayudas, bien presentando directamente nuestro proyecto de manera óptima, o indirectamente, a través de acuerdos con terceros, participando en consorcios o mediante otras fórmulas de colaboración.​

3. Ejecución de los proyectos​

Considerando las bases de la convocatoria de ayudas de la que haya sido beneficiaria nuestra empresa, deberemos llevar a cabo la ejecución de los proyectos cumpliendo rigurosamente con los requisitos de información y justificación sobre la aplicación de los fondos recibidos.​

Esto añade un cierto componente extra de complejidad en fase de ejecución a la, ya de por sí, eventualmente complicada gestión de los proyectos. No obstante es una condición necesaria a la que, a su vez, el Gobierno se obliga con respecto a Bruselas.​

En este aspecto, la coordinación entre los equipos técnicos y legal será clave para recabar la información necesaria y presentarla en tiempo y forma a la Administración.

Los equipos estratégico, técnico y legal deben coordinarse para trabajar juntos desde la etapa de concepción de los proyectos, durante la solicitud y consecución de las ayudas públicas y en la fase de ejecución. El diálogo constante y enriquecedor entre los equipos técnico y legal, bajo las directrices del equipo estratégico, maximizará las posibilidades de éxito en la etapa de solicitud de ayudas.​

El equipo legal facilita todo el proceso de preparación, solicitud y ejecución

El equipo legal es necesario para asegurar desde un inicio que la estrategia que planteemos tiene encaje legal y no choca con ninguna barrera de derecho o administrativa. ​

El equipo legal acompaña a los equipos estratégico y técnico desde la etapa de preparación para asegurar la viabilidad de la estrategia a través de los mecanismos que la Administración habilite para la solicitud, consecución y ejecución de las ayudas.​

Tiene que ser un equipo posibilista, orientado a futuro, impregnado de los valores de la empresa y de los pilares y objetivos inspiradores de los NextGenEU. Ha de buscar el camino legal para hacer realidad la estrategia de futuro a implantar y, al mismo tiempo, debe ofrecer seguridad, garantía y facilitar que la estrategia se desarrolle con los estándares más altos de rigurosidad, seguridad jurídica y previsibilidad.​

El equipo legal deberá estar preparado para hacer frente a las cuestiones propias de una estrategia competitiva, global, que busca alianzas, apuesta por la innovación, genera impacto y es tractora de cambio.​

Este equipo estará presente en todas las etapas: ​

  • Preparación (viabilidad jurídica)​

  • Solicitud de ayudas (expertos en gestión de ayudas) ​

  • Ejecución (control de cumplimiento, auditoría y justificación). ​

El equipo legal debe de ser multidisciplinar, experto en ámbitos específicos y en los mecanismos de ayudas públicas y sus particularidades.

El equipo legal identifica y planifica el uso de los mecanismos de financiación pública y ofrece el feedback necesario para el ajuste de los proyectos, coordina la presentación y validación de proyectos con la Administración y asegura el cumplimiento de requisitos.

¿Quieres descargar el informe en PDF?  Haz click aquí.

Alberto Murillo

Socio director de servicios Next Generation EU
alberto.murillo@nae.global

Servicios relacionados
TechnologyNetwork
Jordi Meya

Director de la Unidad de Negocio Technology

Contactar
Carlo Calderón

Líder del servicio de Network

Contactar

Te puede interesar…

Suscríbete a "Atrévete"

La newsletter mensual para los que buscan provocar el cambio en sus organizaciones.