Elige los tags que mejor te definan:

Hacia un ministerio TIC

Por Ginés Alarcón — 10 de noviembre de 2014

Colombia ha encontrado en las nuevas tecnologías el aliado perfecto en su apuesta por la reducción de la pobreza

En el marco del I Digital Customer Forum, celebrado en Bogotá (Colombia), he tenido la oportunidad de reunirme esta semana con el ministro de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia, Diego Molano. Compartir su visión sobre la importancia de internet para el progreso de los países ha sido inspirador.

Colombia ha encontrado en las nuevas tecnologías el aliado perfecto en su apuesta por la reducción de la pobreza. Uno de los focos ha sido la educación, permitiendo que los niños de las poblaciones más desfavorecidas pudieran tener las mismas posibilidades de acceso al conocimiento que los afortunados ciudadanos del sur de Bogotá.

La Unión Internacional de las Telecomunicaciones y el Mobile World Congress, entre otros, ya han reconocido el liderazgo regional y mundial de Colombia. ¿Se hubieran conseguido resultados tan evidentes sin un ministerio TIC?

En España fuimos pioneros en tener un ministerio equivalente. En el año 2000, Aznar decidió la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología, que incluía las competencias de industria. Anna Birulés, Josep Piqué y Juan Costa ocuparon esta cartera. Zapatero restableció el Ministerio de Industria y en su segunda legislatura creó el Ministerio de Ciencia e Innovación dirigido por Cristina Garmendia, mientras en el gobierno de Rajoy estas competencias están distribuidas entre los ministerios de Economía y de Industria.

La estrategia Europa 2020 propone un crecimiento inteligente, sostenible e integrador, y uno de los objetivos es situar la inversión de I+D en el 3% del PIB. En España este porcentaje es del 1,3%, registrando un descenso de siete puntos desde el inicio de la crisis.

Pese a que diversos indicadores muestran que la recuperación española se está convirtiendo en una realidad, nuestro futuro sigue estando en juego. Innovación, emprendimiento, reindustrialización, educación, formación profesional y democratización del conocimiento son términos recurrentes tanto en el discurso político, como en el social y empresarial. A su vez, son ámbitos en los que las TIC juegan un papel fundamental para conseguir un desarrollo sostenible a largo plazo.

Es el momento de unificar en un único ministerio todas las competencias, integrando estrategias, políticas y planes de actuación. La transformación social y económica motivada por los avances tecnológicos está cambiando nuestras vidas y crea retos y oportunidades a nivel global que no debemos desaprovechar.

Expansión, 7 de noviembre de 2014

Sectores relacionados
Administraciones Públicas
Servicios relacionados
DigitalTecnología
Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter mensual