Elige los tags que mejor te definan:

El nuevo mundo VUCA o cómo pasar de la incertidumbre al entendimiento

Por Blanca Alonso — 6 de abril de 2020

Ahora, más que nunca, debemos ir más allá, mejorando la adaptabilidad del talento para asegurar una mayor visión, entendimiento, claridad y agilidad

Nunca el acrónimo VUCA (Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo, en sus siglas en inglés) había sido tan apropiado. Los cambios que estamos viviendo como consecuencia de la pandemia de la COVID-19 están generando un gran impacto en todos los ámbitos (individual, familiar, social y organizacional), y nos obliga, más que nunca, a pensar de forma diferente.

Ejemplo de ello son las grandes transformaciones que se están produciendo y que vemos cada día en las noticias: empresas de automoción que modifican líneas de producción para fabricar respiradores, recintos feriales que se convierten en hospitales de campaña, empresas de cosméticos que se reinventan para ofrecer geles hidroalcohólicos, escuelas que cambian las clases presenciales por aulas virtuales, y un largo etcétera que nos sorprende cada día.

Pero no todas las organizaciones tienen tan claro cómo adaptarse. Solo saben que no hacerlo tendrá graves consecuencias. Dar con la fórmula que nos indique el camino no es fácil, pero la solución, como siempre, está en las propias empresas.

Porque las organizaciones cambian por el impulso y determinación de las personas; y en tiempos de cambio, en tiempos VUCA, el reto es justamente gestionar los conocimientos, habilidades, motivaciones y actitudes que favorezcan ese cambio.

Se hace, por tanto, necesario reconvertir el acrónimo VUCA. Ahora, más que nunca, debemos ir más allá, mejorando la adaptabilidad del talento para asegurar una mayor visión, entendimiento, claridad y agilidad.

El coeficiente de adaptabilidad se mide como la capacidad de cambiar y prosperar en entornos de cambio frecuente. E incorporarlo en nuestra organización puede ser el primer paso hacia ese nuevo VUCA.

No es solo la capacidad de incorporar nuevos conocimientos, sino también de desaprender, identificar y resolver lo verdaderamente relevante, de enfrentarse a nuevos retos y esforzarse de forma consciente por cambiar.

Cultura corporativa y alineamiento de organización y talento, cultura de innovación y aprendizaje continuo, organizaciones líquidas diseñadas para el trabajo colaborativo, atracción e incorporación de talento y nuevos modelos de liderazgo se convierten en palancas fundamentales en este nuevo contexto.

Un contexto que requiere que trabajemos desde el propósito (el para qué de la organización), revisemos cada proceso y actuación desde un punto de vista de cultura creativa y mentalidad de crecimiento (buscando oportunidades), involucremos a las personas, co-creando y poniendo foco en la comunicación y la transparencia, y pongamos en marcha nuevas formas de trabajar, incorporando nuevas técnicas y herramientas que doten de agilidad a la ejecución.

En Nae ya estamos trabajando para pasar del antiguo al nuevo VUCA, ¿te apuntas?

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter mensual