Tendencias en el entorno laboral para el año 2030 #FuturoDelTrabajoM4

Para ilustrar la evolución del trabajo hemos imaginado la historia de Maria. ¿La acompañas a descubrir cómo será el trabajo en 2030?

María no puede dejar de pensar en cómo es su día a día, comparado con hace diez años. En aquel momento su paso por el sistema educativo la preparó para salir al mundo laboral de la mejor forma posible, pero el contexto con el que se encuentra en 2030 es totalmente distinto.

Hace unos años su propuesta de valor residía en sus conocimientos y el pensamiento racional. Al entrar en el mundo laboral se encontró con una realidad que le producía cierta incertidumbre respecto la forma de trabajar para la que la habían preparado: un liderazgo muy jerárquico, donde se valoraba el estar presente y la categoría profesional; así como la ejecución de tareas predeterminadas por encima del pensamiento creativo y la innovación.

En 2030, María es autodidacta y se reinventa a través de cualquier medio y en cualquier momento (AAA – Anytime, Anywhere, Anydevice), y solo trabaja en proyectos que están alineados con su propósito (Ikigai*). El entorno laboral ha evolucionado mucho y se han normalizado dinámicas que antes no podría haber llegado a imaginar: se ha favorecido la flexibilidad para trabajar desde cualquier lugar del mundo, con wearables como gafas de realidad virtual u hologramas para simular reuniones presenciales; y las barreras generacionales y entre empresas se han disuelto, potenciado así la diversidad y la innovación.

Asimismo, se ha normalizado la convivencia entre robots y humanos. Es posible tener un algoritmo como responsable, un co-bot* que monitorice tus tareas o un asistente que ayude con la gestión de tu tiempo y abra espacios de coordinación entre fuerzas como si fuera una neutral-network. De hecho, María trabaja menos horas porque los trabajos se han automatizado, por lo que puede dedicar ese tiempo a otro tipo de actividades.

En términos de sostenibilidad, María llega al trabajo con transporte autónomo gestionado por la empresa, en vez de con coches particulares, aportando de esta manera su granito de arena en la cuota ecológica que empresas y trabajadores tienen que cubrir (también posible en forma de horas de voluntariado).

En definitiva, la diferencia entre lo físico y lo online ha dejado de existir, pudiendo acceder y ofrecer talento a nivel mundial.

 

 

Este artículo forma parte del informe Talento 4.0 #ElFuturoDelTrabajo, elaborado por Mornings4 y Nae.

*Consulta el significado del término en el glosario técnico

Saber más:

Nae trabaja con operadores de telecomunicaciones, grandes empresas y administraciones públicas para anticipar los retos de crecimiento y transformación del mercado, mejorando su estrategia de negocio y eficiencia operativa. Con sedes en España, Colombia, México, Brasil y Costa Rica el equipo de Nae está formado por más de 600 profesionales.