Sobre eso de «dar un toque digital»

El término es bien conocido en los proyectos tecnológicos, pero puede ser peligroso en los enfoques que no implican un alcance definido

Si te has reído al leer el título de este artículo, bienvenido al mundo de los profesionales en la transformación digital que, en algún momento de su carrera, han sido invitados a darle un «toque digital» a algún proyecto, programa o proceso. Y, ¿sabes lo que eso significa? ¡Absolutamente nada!

Cuando alguien te pide que le des un «toque digital» a un determinado proyecto, puedes estar seguro de que no sabe exactamente lo que quiere, por lo que difícilmente estará satisfecho con el resultado final. O bien esta persona simplemente es consciente de que los proyectos de transformación digital están de moda, o bien quiere que un proyecto sea suyo, independientemente de lo que eso signifique.

Los proyectos de transformación conllevan una dificultad y complejidad de ejecución inherentes en su proceso de desarrollo, incluso cuando tenemos en mente exactamente lo que queremos. Cuando no sabemos claramente cuál es nuestro objetivo final, aumenta el riesgo de desperdiciar recursos y esfuerzos que no darán resultados reales.

La falta de enfoque y de alcance también pueden traer dificultades a la hora de implicar a los equipos o apoyar a los principales líderes, quienes por no creer en el proyecto, o no visualizar sus objetivos y entregables, no logran aceptar el desafío.

En mi experiencia como consultor y líder en proyectos de transformación digital, he detectado que existe una forma muy efectiva de llevar a cabo proyectos de éxito:

  • Medir la fase actual de la empresa, es decir, dónde te encuentras en tu camino de transformación digital.
  • Determinar, de forma participativa, donde se pretende llegar con el programa.
  • Dibujar una hoja de ruta que muestre claramente las entregas a lo largo del programa.
  • Utilizar la metodología adecuada para la gobernabilidad, señalando los puntos débiles en las acciones clave.
  • Comunicar, comunicar y, si sobra tiempo, volver a comunicar: cuáles son los objetivos del programa, quiénes son los líderes y equipos que componen los diferentes frentes o equipos, y qué beneficios aportará el programa a la organización.

Ahora que hemos hablado sobre cuáles son los objetivos de un programa de transformación digital, cómo hacer su implementación con las mejores posibilidades de éxito y cómo administrarlo, solo queda aceptar que la próxima vez que alguien te pida dar un «toque digital» a algún programa o proyecto, tienes dos posibles reacciones: pretender que esa conversación no va contigo, o bien, salir corriendo.

 

Eduardo Rabboni
eduardo.rabboni@nae.global

Saber más:

Nae trabaja con operadores de telecomunicaciones, grandes empresas y administraciones públicas para anticipar los retos de crecimiento y transformación del mercado, mejorando su estrategia de negocio y eficiencia operativa. Con sedes en España, Colombia, México, Brasil y Costa Rica el equipo de Nae está formado por más de 600 profesionales.