¿Por qué los entornos inclusivos y diversos son más exitosos?

El todo es más que la suma de las partes. Es sumar. Y volver a sumar, hasta multiplicar

En la sociedad actual y, concretamente, en el mundo empresarial, todo pasa muy rápido. Es necesario actualizarse constantemente, tomar decisiones rápidas, mirar al futuro, afrontar riesgos, fomentar el cambio y resolver problemas de forma ágil.

Los últimos años hemos asistido a un conjunto de cambios y de transformaciones económicas, sociales y culturales cuya rapidez y complejidad no admite precedente. Las barreras existentes entre los diferentes países caen, ampliando las relaciones internacionales y la oportunidad de contacto con otras culturas y personas.

Pero la realidad diaria que nos encontramos es que no existe una diversidad real  en el entorno de la empresa, en parte porque estamos muy condicionados y limitados por la forma de pensar y ver las cosas, lo que nos influye en las decisiones que tomamos.

Prejuicios laborales

Lamentablemente, aunque desde la dirección de las empresas se abogue por entornos inclusivos y diversos, las discriminaciones por cuestiones de género, origen étnico, orientación sexual o edad siguen estando muy presentes en el entorno laboral. De hecho, un estudio de Harvard apunta que el 75% de los participantes en un test sobre género y carrera tiene ideas preconcebidas sobre la figura de las mujeres en el trabajo.

Los prejuicios laborales son el principal obstáculo que encontramos al implantar entornos diversos, por lo que la implicación y ejemplo de los altos cargos es la clave para alcanzar un plan de diversidad eficaz.

Según un artículo de Ethic, “si las compañías continúan contratando y promocionando a mujeres al ritmo actual, la cantidad de directivas, en el mejor de los casos, aumentará únicamente un 1% en los próximos veinte años.”

En la sociedad y en las empresas, muchas veces priorizamos trabajar con perfiles de personas parecidas, con las que probablemente nos sentiremos más cómodos e identificados debido a que tienen pensamientos y opiniones similares a las nuestras. Tenemos que ser capaces de ampliar nuestra forma de ver las cosas, y una excelente manera de hacerlo es abriéndonos a otras experiencias y culturas diferentes a la nuestra. De esta forma conseguiremos romper con estereotipos y prejuicios que van totalmente en contra del desarrollo social y empresarial.

Una cultura que multiplica

Las empresas cada día compiten en mercados más globales para estar a la vanguardia y mantener los procesos actualizados. Para poder hacerlo es necesario acceder al mejor talento y contar con personas diversas que nos permitan tener esa pluralidad que nos ofrece adquirir nuevos conocimientos, experiencias y pensamientos, permitiéndonos percibir otras realidades.

La diversidad ofrece la opción de poder disponer de diferentes habilidades, recursos y puntos de vista que nos permiten tomar mejores decisiones y más innovadoras. Los equipos diversos disponen de diferentes perspectivas para poder solucionar problemas, teniendo en cuenta múltiples alternativas. Entre los principales beneficios podemos encontrar:

  • Creación de entornos innovadores
  • Mayor facilidad para identificar e incorporar talento
  • Ampliación de la visión y conocimiento interno
  • Apertura a ideas nuevas
  • Más flexibilidad
  • Promoción de la creatividad
  • Fomento del sentimiento de empatía
  • Satisfacción laboral y aumento de pertenencia de la empresa

Es un concepto que debemos entender en su globalidad. La diversidad, siempre que la gestionemos con respeto y de forma positiva, se convertirá en un valor añadido para el crecimiento de la empresa.

 

Toni Alberich

toni.alberich@nae.es

Saber más:

Nae trabaja con operadores de telecomunicaciones, grandes empresas y administraciones públicas para anticipar los retos de crecimiento y transformación del mercado, mejorando su estrategia de negocio y eficiencia operativa. Con sedes en España, Colombia, México, Brasil y Costa Rica el equipo de Nae está formado por más de 600 profesionales.